Real Federación Española de Atletismo







 miércoles, 12 de enero de 2022   ENTREVISTA WEB 3/2022
Lucía Carrillo, genes que vuelan

Por : Emeterio Valiente


¿Qué decir de alguien que consigue sus ¡5! mejores marcas en el momento crucial de la temporada, cuando todas las miradas se dirigen hacia ella y por supuesto en el extranjero, fuera de la zona de confort? Como mínimo, que tiene un temple y una capacidad para competir fuera de lo común. Si además cuenta con abolengo y con un entrenador que pilota, ya solo falta la ansiada pista para que empiece a hacer historia y cierre el círculo que inició su abuela antes incluso de que el hombre aterrizara en la luna.

Qué sería de nosotros sin nuestras abuelas, al menos sin la de Lucía, que puso más que su granito de arena para que hoy España tenga una cuarta clasificada de un Mundial sub-20 en una disciplina tan poco laureada para nosotros como el doble hectómetro, "desde pequeñita entrenaba gimnasia rítmica, pero un día de 2016 mi abuela, Albina Gallo, nos animó a mi prima y a mí a ir a las pistas a entrenar, desde ese día me empezó a gustar cada vez más. Cuando empezamos a ver que se me daba muy bien la velocidad decidí dejar la gimnasia rítmica y centrarme solamente en el atletismo. Fue entonces, en 2017, cuando empecé con mi entrenador actual, Pedro Movillo. Recuerdo la etapa de mis inicios con mucho cariño y le agradezco mucho a mi abuela que me animase a practicar el deporte en el que ella tanto ha disfrutado y hoy en día sigue llorando de alegría cada vez que me ve competir".

Debe saber el lector que Albina Gallo fue una auténtica pionera de nuestro atletismo, que llegó a batir los récords de España de longitud y pentatlón en 1964, también el de 4x100 en varias ocasiones, amén de proclamarse campeona de España de 50m (1969).

En todo caso, el llanto de Albina es corto, cada vez más corto porque su nieta se obstina en seguir arañando centésimas al cronómetro y a las primeras de cambio apareció ya el soñado 11 en los 100m, en el incomparable marco de Nacional absoluto de Getafe 2018 a sus bisoños 16 añitos, "la temporada 2017/2018 fue muy importante porque conseguimos bajar un segundo en los 100m a pesar de las lesiones que había tenido ese invierno. El hecho de empezar a entrenar más en serio y dejar la gimnasia nos hizo empezar a progresar; recuerdo ese campeonato absoluto con un especial cariño ya que fue mi primer Nacional corriendo con `las mayores´. La verdad es que me hizo muchísima ilusión bajar de 12 segundos (11.97) ya que era algo que no esperaba".

Quien no haya sufrido, y superado, las temidas y casi inevitables lesiones no se debería considerar atleta en sentido amplio y ya antes de cumplir su mayoría de edad Lucía pasó por ese trago, "2019 fue un año complicado en cuanto a lesiones, en el Nacional de pista cubierta en Valencia me hice una rotura muy grande en el cuádriceps, corriendo el 60, que no me dejó entrenar hasta fechas muy próximas al campeonato de España de aire libre de Castellón, por lo que la plata que gané allí me supo a oro, ya que hasta una semana antes del campeonato no podía casi correr. Una semana después pude debutar con la selección española sub-18 en el encuentro Go Fit en la que conseguimos un récord de España en 4x100 (46.73), pero volvieron las molestias en el cuádriceps por lo que, en conjunto, fue un año un poco agridulce".

Lo que Lucía, ni nadie, podría haber aventurado entonces era que pasaría varios meses del siguiente 2020 encerrada entre cuatro paredes, "el confinamiento llegó justo la semana en la que iba a correr el Campeonato de España sub-20 de pista cubierta, por lo que me dio algo de rabia; esos meses los pasé haciendo entrenamientos de 'core' y de elíptica; en 2020 tampoco pude bajar de 12, pero no me importó ya que muchos esperábamos ni siquiera poder competir. Me quedo con ese año como un año de aprendizaje y preparación para las siguientes temporadas".

Todo en esta vida tiene su parte o matiz positivo y sus pretéritos problemas de cuádriceps le llevaron a dar una oportunidad a la hermana mayor del 100, "2021 ha sido un año lleno de sorpresas y alegrías para mí. Empecé la temporada con inseguridad para correr 60m debido a las lesiones que había tenido en el cuádriceps, por lo que Pedro y yo decidimos preparar un poquito más el 200. Al empezar 2021 le dije que no me apetecía ir al campeonato de España sub-20 de pista cubierta ya que las dos pistas cubiertas anteriores me había lesionado y no me sentía segura, pero empecé a competir en algún control en los 200m y vimos que salían buenas marcas, así que, viendo la buena progresión que tenía, decidimos ir al nacional a disfrutar y desde entonces los resultados reflejan todo lo que disfruto del 200". Diríase que la ecuación avanza y ya tenemos: abuela + problemas de cuádriceps = 200. Bien que disfrutó en Antequera, donde se centró en el 200 pero no se olvidó de su primer amor, la velocidad pura, para colgarse sendos oros al cuello con registros nada desdeñables de 7.42 y 24.11, "disfruté mucho más del 200, ya que era la prueba que había preparado, de hecho, ése 60 de Antequera fue el primero y único que hice en toda la temporada, ya que es una distancia a la que tenía un poco de pánico por las lesiones que había tenido, pero desde entonces me gusta un poquito más y quiero aprender a disfrutar más de los 60m este año".

Había que desquitarse del obligado ostracismo del año anterior y, recién apagados los ecos de la temporada del llamado 'atletismo de bolsillo', ya estaba Lucía en el mes de abril pidiendo que le tomaran tiempos en el 100 y en el 200 a cielo abierto, que lo pensaba 'petar' y a fe que lo hizo con marcas personales de 11.75 y 23.80, "cuando hice el primer 200 de aire libre tuve muy buenas sensaciones y me dio mucha tranquilidad de cara al resto de la temporada; en ese momento ya teníamos más o menos claro Pedro y yo que queríamos centrarnos más en los 200m, aunque tengo que confesar que dudamos un poco en doblar en el nacional sub-20 de aire libre".

Tras descartar esa opción y triunfar de bóbilis en el 100 del sub-20 patrio disputado en Monzón Lucía encaraba el Europeo sub-20 de Tallinn henchida de moral y con la estadística refrendando sus evidentes opciones de presea, sobre todo después de brillar en eliminatorias (23.63) y semifinales (23.55), marcando en ambas rondas el segundo mejor tiempo global, "llegué a Tallinn con muchísimas ganas y en muy buena forma, era mi primer Europeo y no pensaba en otra cosa más que darlo todo y disfrutar. Cuando vi que me coloqué con el segundo mejor tiempo en semifinales, soñé con poder estar al alcance de una medalla en la final. El poco tiempo que tuve entre la semifinal y la final intenté descansar un poco en las pistas, pero al no estar acostumbrada a ese horario tan exigente entre carreras llegué bastante cansada a la final, aunque di todo lo que me quedaba en las piernas (6ª con 23.83). Si el horario hubiese sido más parecido al del Mundial, donde la final fue al día siguiente de la semifinal, creo que podría haber estado más descansada para la final y hubiera tenido más posibilidades de estar en el pódium. De todas las formas, disfruté muchísimo de la experiencia y me fui contenta de haberlo peleado hasta el final".

El aplazamiento a 2021 del Mundial sub-20 de Nairobi, inicialmente previsto para el año anterior, brindó a Lucía la nada habitual oportunidad de competir en dos grandes campeonatos de su grupo de edad con apenas un mes de diferencia, no siendo óbice para ella el tener que entrenar durante el mes de agosto, "el que fuera agosto no me importaba, sí se me hizo un poco duro el tener que viajar casi todos los días a Miranda de Ebro (distante 83kms) para poder entrenar en una pista y llegar en forma a Nairobi, pero pensaba en lo que me esperaba e íbamos viendo que los entrenamientos salían geniales, lo que nos daba fuerzas para volver al día siguiente. La verdad es que mereció mucho la pena".

Una de las virtudes de las redes sociales es poder llamar la atención sobre situaciones manifiestamente mejorables y ahí se enmarca, por ejemplo, la coyuntura de la nueva pista de aire libre de su natal Burgos, "aún no sabemos cuándo vamos a poder utilizarla ni cuándo se inaugurará, pero esperamos que pronto podamos estar entrenando en ella y preparando los grandes campeonatos que se acercan".

Inquirimos a Lucía sobre si el no haber atrapado en Tallinn una medalla le hizo encarar el Mundial con más ahínco si cabe, "estaba muy en forma y los buenos resultados del Europeo me dieron mucha motivación de cara al Mundial. Mi entrenador y yo lo teníamos claro, tenÍa que disfrutar al máximo de la experiencia y dejar en la pista reflejados todos los entrenamientos que llevaba en las piernas, y así fue".

Una vez instalada en los 1.795m de altitud de Nairobi, que obviamente coadyuvaron a robarle centésimas al crono, tenía claro su objetivo, "la verdad es que apenas miré las inscritas, solo quería centrarme en mi carrera y disfrutar corriendo. El objetivo era intentar rebajar un poco mi marca personal, en ningún momento imaginé llegar a la final y ser cuarta, ¡fue todo un sueño!".

Ya en la primera ronda, uno de los fichajes estrella del Playas de Castellón para este 2022 advirtió que se le iban las piernas, acabando fácil en 23.62 "fui segunda muy cerca de mi marca personal (23.55) y me quedé con muy buenas sensaciones, llegué a meta segunda sabiendo que me quedaba mucho más en las piernas para pelear en la semifinal". En las semifinales fue ubicada en el tercer carril, que no parecía el ideal, pero ello no le minó lo más mínimo, "cuando vi la calle que me había tocado, tenía el objetivo claro en mi cabeza: salir a por todas sin miedo a nada y luchar por un puesto en la final. Y así fue, salí sin pensar en nada más que correr, cuando me quise dar cuenta estaba cruzando la línea de meta en segunda posición y con una gran marca de 23.32 (+1.3) en ese momento empecé a saltar de alegría (risas). Sabía que podía hacer marca personal, pero no imaginaba quedarme a solo una centésima del récord de España, fue toda una sorpresa".

Ya en la carrera definitiva, Lucía fue cuarta con 23.51 y primera entre las velocistas terrenales, solo superada por dos namibias y una nigeriana de las de "echar de comer aparte". Escudriñando los sucesivos tiempos de reacción de sus tres carreras, advertimos que si en esa histórica semifinal (0.181s) hubiese reaccionado como en las eliminatorias (0.166) o incluso como en la final (0.176), habría enviado al limbo el récord de España de, Jael Bestué. "sí que es cierto que hubiera tenido más posibilidades de haber batido el récord de España, pero son cosas que pienso que es mejor no darles vueltas. Me quedo con las buenas sensaciones que me llevé de Nairobi porque me dan mucha confianza de cara al futuro".

Sobre el técnico que monitoriza su progresión nos comenta, "Pedro es una persona increíble, desde el primer momento me transmitió una tranquilidad y confianza enorme y sé que juntos podemos conseguir grandes cosas, hacemos un buen equipo. Los dos tenemos un objetivo claro desde el primer día: mejorar progresivamente y disfrutar del camino sin ponernos límites" y sobre su 'otra carrera' nos informa, "actualmente estoy estudiando en la UCAM el Grado de Psicología a distancia, lo cual me da mucha facilidad a la hora de compaginar los estudios con el atletismo".

Lucía ha empezado 2022 como un ciclón, marcando 23.99 en su segunda carrera en esta pista cubierta, preludio, sin duda, de emociones fuertes muy próximas que bien podrían tener su colofón en el Europeo de Múnich, cuya exigente mínima es 23.05, "el 2022 es un año de transición para mí en la categoría sub-23, el objetivo es seguir progresando un poquito más sin renunciar a nada. Las marcas de 11.50 y 23.00 creo que pueden estar a mi alcance si la salud y las lesiones me respetan y si puedo seguir el plan de entrenamiento con normalidad y, ¿por qué no soñar con la mínima de Múnich…?". Acertado guiño a la ciudad bávara, que ya celebrara un histórico Europeo cuando ella contaba siete meses de edad.

La velocidad femenina española se halla absolutamente 'on fire' y el reciente y emblemático récord de España de 60m puede ser solo la punta del iceberg, por lo que sondeamos sus posibilidades de formar parte del relevo 4x100, digamos que en la segunda curva, como mandan los cánones de una especialista de 200m "creo que estar en el relevo absoluto de 4x100 requiere un gran nivel deportivo que puedo alcanzar si todo se desarrolla con normalidad esta temporada, pero sí que es cierto que tengo unas compañeras que corren mucho y el 4x100 absoluto va a tener un gran nivel forme yo parte de él o no".

Ha crecido -hasta 1.70 por 55kgs de peso- Lucía en tierras del Cid Campeador, donde siempre han abundado los héroes de medio y largo aliento como Juan Carlos Higuero, Jesús Gómez, Dani Arce, Celia Antón o Lidia Campo y ella está dispuesta a ser el estandarte de la velocidad de la provincia, "sí, por supuesto, y espero que cada vez sean más los atletas que lleven la ciudad de Burgos por el mundo, de todas las disciplinas", concluye Lucía, la Albina Gallo del siglo XXI.

Enlaces relacionados:

LA TEMPORADA DE LUCÍA CARRILLO
HISTORIAL DEPORTIVO DE ALBINA GALLO (compilado por José María García - AEEA)
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia





































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |