Real Federación Española de Atletismo





 miércoles, 07 de abril de 2021   ENTREVISTA WEB 39/2021
Julia Vaquero vuelve a sonreír

Por : Emeterio Valiente


Jamás dama alguna acumuló, uno tras otro cual rosquillas, hasta siete títulos consecutivos de campeona de España absoluta de cross; allí en el campo, hábitat natural de vaqueros, Julia maravilló año tras año con inolvidables cabalgadas que permanecerán para siempre en las retinas de los afortunados que las presenciaron; su anhelo de completar la distancia de Filípides se quedó entonces en el tintero por aquellos renglones torcidos que tiene la vida, pero muy pronto la veremos en la línea de salida, el maratón se lo debe.

El próximo 5 de julio la plusmarca española de 5000m, si la pandemia lo permite, se irá de fiesta y es que a buen seguro que cumplirá 25 años, bodas de plata. El elenco de participantes en aquellos icónicos Bislett Games de Oslo fue, como siempre, de ensueño y Julia firmó un formidable tercer puesto con 14:44.95, solo precedida por unas tales Fernanda Ribeiro y Gabriela Szabo, superando a la keniata Sally Barsosio, quien al año siguiente conquistaría el oro en el Mundial de Atenas sobre 10.000m.

"Ese año 96 que pude ir a los mitines sentí que realmente era muy buena y profesional; el atletismo en Oslo es diferente y viajar a un país nórdico me apasionaba; allí estuve sentada al lado de Haile Gebrselassie, vi a Florence Griffith, estaba más pendiente de eso que de mi carrera; en Oslo anochecía tardísimo y eso me gustaba, que no se hiciera de noche; creo que iba más por el viaje que por la carrera (risas); recuerdo que estuve en el hotel Radisson y que Oslo era una preciosidad de ciudad". Tanto glamour, como reconoce, hacía complicado el concentrarse en ese 5000 de ensueño, pero finalmente lo consiguió, "estaba extremadamente nerviosa, con la premisa de que tenía que aguantar hasta donde pudiera porque sabía que Szabo y Ribeiro eran muy rápidas; al final fui tercera con ese récord de España que aún dura, después de esa carrera en mis ojos había felicidad".
En todo caso, la pista nunca fue la superficie favorita de Julia, coadyuvando varios motivos para ello, "siempre me gustó más el cross; además, solía llegar a la temporada de pista bastante cansada de la temporada de campo a través; además, en mis mejores años como atleta estudiaba INEF en La Coruña, en junio tenía todos los exámenes y me coincidían con entrenamientos y competiciones, no era una situación ideal". Su siguiente afirmación es tan real como asombrosa, "todas mis mejores marcas las conseguí mientras estudiaba la carrera entrenando en un camino de tierra de 500 en el que hacía todas las series. No entrenaba en la pista de Riazor (a 11kms) porque mi medio de transporte era una Scooter y desplazarse en invierno en La Coruña es complicado, llueve muchísimo, así que lo más cómodo y práctico para compaginar estudios y entrenos era esa recta de tierra compacta".
Nada menos que 7 veces, consecutivas, se proclamó Julia campeona de España de cross, desde 1992 a 1998 ambos inclusive, pero lamenta, "fui muchas veces campeona de España de cross y apenas se le dio importancia". Lo que sin duda está grabado en la mente de cualquier gran aficionado al campo a través es su trilogía de 'top-ten' actuaciones en el Mundial de cross, algo absolutamente impensable hoy en día para nuestras mejores especialistas; Julia finalizó 7ª en Ciudad del Cabo 96, 4ª en Turín 97 y 6ª en Marrakech 98 lo que hace que su huella sea ya indeleble en la historia patria del campo a través; en la ciudad transalpina, apenas un segundo la separó del bronce, que atrapó la etíope Gete Wami, "en Turín me quedé muy cerca de la medalla…recuerdo que había una recta muy larga y luego una curva a la derecha; en ese curva me caí y luego tuve que remontar". Donde sí consiguió 'chapa' fue en el Europeo de cross, con sendos bronces en 1994 (Alnwick) y 1996 (Charleroi); en la ciudad inglesa se quedó a otro mísero segundo de la gloria total, yendo el título a la irlandesa Catherina Mc Kiernan, "en el sprint final con ella pisé en un agujero que había y aunque no me llegué a caer ahí perdí toda posibilidad de ganar; la verdad es que no sé qué hubiera pasado sin esa circunstancia", reflexiona 26 años después.

No son pocos los atletas, que, a su retirada, analizan sus mejores marcas para 'descubrir' que las hicieron casi todas en el mismo año, ése en el que se está en estado de gracia y se hace marca personal en todo lo que se intenta; en el caso de Julia, ése fue el olímpico 96, cuando consiguió hasta tres récords de España, 3000m (8:41.23), el mencionado de 5.000 (14:44.95) y el de 10.000m (31:24:08), que acabaría mejorando el año siguiente hasta 31:14.51. Su primera plusmarca en las 25 vueltas a la pista vino acompañada de una victoria de relumbrón en el campeonato Iberoamericano de la distancia celebrado en Leiria donde colocó un majestuoso '2' en la quiniela derrotando con autoridad a la heroína local, Fernando Ribeiro, quien acabaría proclamándose campeona olímpica menos de cuatro meses después en Atlanta. Con la perspectiva que concede el paso del tiempo, Julia comenta: "está claro que en Atlanta no supe manejar la presión, fue una situación que me superó; en las quinielas ya me colgaban una medalla y no recuerdo si llegamos a hacerla, pero José Ramón de la Morena me llamó para hacerme una entrevista antes de los Juegos; además, como no tenía buen final, me puse en cabeza a tirar y luego me fueron pasando las demás; recuerdo que en A Guarda pusieron pantallas gigantes para seguir la prueba y que terminé muy cansada, me desmayé al terminar, me tuvieron que poner suero, llevarme en una camilla y cuando me pude levantar al principio me costaba hasta andar".

Su mejor prestación en un gran campeonato al aire libre, 6ª, tuvo lugar en Sevilla, en aquél inolvidable Mundial de 1999; curiosamente, bajó en esa ocasión de distancia y se alistó en los 5.000, "había estado lesionada ese invierno, tenía menos kilómetros en las piernas y decidimos hacer el 5.000; no me preguntes por qué pero cuando salí a la pista tuve la intuición de que prácticamente iba a ser mi última carrera".

Su prematura retirada con apenas 29 años, quizá la mejor edad para una fondista, nos privó de ver sus evoluciones sobre el asfalto, esa superficie que acabó encumbrado a colegas masculinos, léase Martín Fiz, de similar y victoriosa trayectoria sobre el barro, pero un año antes de colgar las zapatillas nos deleitó con un destello de calidad propio de su grandeza atlética al parar el crono en 1:10:33, aún 5ª mejor marca de todos los tiempos, en el transcurso del Mundial de Media Maratón acaecido en tierras suizas, "recuerdo que no me había salido bien el Europeo de Budapest (6ª en 10.000m) y como había al mes siguiente ese Mundial dijimos, 'vamos a probar', siempre me había gustado ver maratones, distancias largas; en realidad solo preparé ese campeonato durante 15 días haciendo, sobre todo, rodajes más largos; una vez allí, a las afueras de Zurich, el paisaje me recordaba al de Galicia, había campos de maíz, granjas con vacas y en ese sentido me sentía muy cómoda, no era un entorno diferente". El resultado, 7º puesto, fue espectacular, aunque el hombre del mazo´, fiel a su cita, no dejó de aparecer, "hasta el kilómetro 15 me encontré muy bien pero los últimos kilómetros me costaron bastante la verdad, acabé con ampollas en los pies".

Pero la vida siempre da una segunda oportunidad y si durante sus años de atleta de élite fue guiada por Alfonso Ortega, la nueva y renovada Julia Vaquero, que lleva ya 7 meses sin medicación, es ahora dirigida a distancia por Fran Beneyto con un objetivo muy concreto: terminar la próxima edición del Maratón de Valencia el próximo 5 de diciembre; como aperitivo, ya ha competido dos veces en pista sobre 3.000m y hasta se ha atrevido con el trail, pero su sueño son los 42.195m; los entrenamientos llevan buen marchamo y en la recién terminada Semana Santa no fue para Julia ningún Vía Crucis completar nada menos que 23 kms a 4:50 de media en el transcurso de una más de sus sesiones de entrenamiento, que combina con salidas en su mountain bike, "soy feliz los días que hago bicicleta, a no ser que llueva mucho y me cale (risas); además, así no machaco tanto el pie"; las 3h30 que le vaticina Beneyto parecen cada vez más accesibles para este portento físico cuya fuerza de voluntad es solo comparable al agradecimiento que expresa, "me gustaría dar las gracias a todas las personas e instituciones que me están ayudando de forma altruista: el club Trega me está ayudando mucho, estoy conociendo a un gran entrenador y persona, Fran Beneyto, el Comité Olímpico Español, mi fisioterapeuta Jorge Fajar, Álex Calabuig, Carmen Brites, Borja Rifas, Jeni, Nico…todos ellos y más gente me están ayudando tanto económicamente como con zapatillas, relojes, etc y me están dando apoyo anímico para disfrutar de nuevo de algo tan sano como es hacer ejercicio físico". La leyenda está de vuelta.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Julia Vaquero
Julia Vaquero: los ángeles están de regreso (por Alfredo varona - publicado el 26/3/2019)
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia

























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2021 / RFEA 1997-2021. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |