Real Federación Española de Atletismo





 viernes, 31 de julio de 2020   NOTICIA WEB 143/2020
Alberto Esteban: talento, ceniza y los cuatro minutos en la milla

Por : Miguel Calvo


Hubo un tiempo en el que las pistas eran de ceniza.

A medio camino entre el amateurismo y el profesionalismo, por aquel entonces el atletismo era todavía solo una parte más de la vida. El verano, interminable, olía a los bosques y las dunas de Volodalen. Las fronteras se agrandaban cada vez más gracias a los mítines que se organizaban en el norte de Europa y al sueño de viajar a unos Juegos Olímpicos. Los años transcurrían entre campeonatos universitarios, encuentros internacionales y las primeras grandes competiciones que comenzaron a bautizarse con el nombre genérico de Juegos, seguido del apelativo de iberoamericanos o europeos. Y la magia de todo ello quedó atrapada en los relatos que mantienen vivo el recuerdo de aquellos atletas, sin apenas vídeos que nos permitan volver a verles correr, pero con la fuerza de la imaginación que nos permite seguir viajando en el tiempo.

Alberto Esteban (Zaragoza, 1943) fue uno de esos corredores. Dentro de su palmarés, dos datos sirven para destacar su importancia fundamental dentro de la historia del mediofondo nacional: fue el primer español que bajó de los cuatros minutos en la milla y el último capaz de tener de forma simultánea los récords de España de 800 y 1.500 metros. Y en busca de su zancada, nada mejor que las palabras de Jorge González Amo mientras paseábamos una tarde junto al propio Alberto Esteban y a Ignacio Sola por la vieja pista de ceniza universitaria de Madrid al cumplirse 50 años de los Juegos Olímpicos de México 1968: "El resto hacíamos lo que podíamos, pero Alberto era el que corría de verdad. Era una auténtica delicia verle correr por esta pista, con tanto talento y elegancia".

Sin duda, la misma elegancia que desprenden los viejos ídolos de Esteban, de quienes todavía habla como el mejor espejo en el que seguir mirándose: "Mis ídolos de juventud fueron Tomás Barris, el atleta que nos abrió las puertas de Europa; Peter Snell, un atleta con tanta clase que fue capaz de correr los 800 metros en 1:44.3 en una pista de hierba; Jim Ryun, medallista de plata en los 1.500 de México 1968; y, sobre todo, Ron Clarke, con quien hice amistad en mis viajes por el norte de Europa y que, más allá de ser un atleta maravilloso, fue una persona fantástica".

Antes de todo aquello, siendo un niño, Esteban había comenzado a soñar con correr en su barrio de Zaragoza a finales de los años cincuenta. Por aquel entonces, la Vuelta a España se estaba asentando como un espectáculo que atravesaba ciudades y pueblos. Y, enamorado de aquel despliegue y de su enorme caravana publicitaria, Esteban comenzó a organizar una réplica de la prueba en su barrio, con etapas y todo, con la única diferencia de que, al no tener bicis, lo hacían corriendo, normalmente con él como ganador.

Auténtico talento natural, luego llegó el instituto Virgen del Pilar donde comenzó a destacar como corredor. Los campeonatos de Aragón de cross en las arboledas situadas a orillas del Ebro. Los récords de España juveniles de 800 y 1.500 metros. Y las victorias en el campeonato europeo escolar (FISEC).

En 1962 Esteban emprendió junto a Garriga el viaje desde Zaragoza a la residencia Blume de Barcelona, donde empezó a entrenar por primera vez con un sistema y descubrió que aquello que creía haber inventado consigo mismo se llamaba Interval Training, antes de terminar el año como líder mundial junior de 1.500 metros y con una gran medalla de oro en los 800 metros de los Juegos Iberoamericanos de Madrid que cambiaron para siempre al atletismo español.

Gracias a Samaranch, Esteban fue uno de los primeros atletas becados de la historia del atletismo español. Luego vino el fichaje por el Real Zaragoza. El traslado a la Blume de Madrid, donde cambió todo su sistema de entrenamiento con José Manuel Ballesteros a medida que fue descubriendo los rodajes y el bosque de la Casa de Campo. El fichaje por el Atlético de Madrid y las puertas que le abrió Vicente Calderón. Las lesiones que fueron lastrando su carrera. El sueño olímpico de México 1968 que no llegó a hacerse realidad del todo, al viajar lesionado a la capital azteca. Y el nuevo futuro que encontró como profesor de Educación Física y entrenador del que hoy puede presumir orgulloso después de más de 30 años formando chavales en el colegio madrileño de El Prado y más de dos décadas ligado a la Real Federación Española de Atletismo.

"Mi mejor año fue 1966 - recuerda Alberto Esteban -. En invierno fui cuarto en los 800 metros de los Juegos Europeos de pista cubierta de Dortmund. En junio batí el récord de España (1:48.0) en el Memorial Paul Mericamp de París, incluso ganando la carrera y mejorando el récord anterior de mi admirado Barris. En Volodalen hice los mejores entrenamientos de mi vida. En la gira europea de aquel verano me salió todo, ganando varios mítines. Y en septiembre volví a batir el récord de España en Budapest (1:47.4)".

"El año 1967 comenzó de nuevo muy bien - continúa Esteban -, pero, tras ganar los 800 metros en un encuentro internacional con Alemania, cuando corría los 600 metros de uno de aquellos relevos raros que se hacían en esos encuentros tuve una rotura total de peroné en una curva. Había salido a tope, como siempre, y creo que aquella lesión hizo que a partir de ese momento no volviera a levantar cabeza".

No obstante, en 1968 el atleta aragonés todavía fue capaz de proclamarse subcampeón de Europa de pista cubierta en Madrid. Siguió viajando a Volodalen. Y de nuevo en la ceniza del estadio olímpico de Estocolmo como receta a todos los males, al mismo tiempo que Areta batía el récord de España de triple salto, consiguió convertirse en el primer español en bajar de los cuatros minutos de la milla (3:59.2) y batir de paso el récord de España de 1.500 metros (3:41.3), superando otra vez a Tomás Barris en el ránking y en una gran carrera en la que terminó por detrás de Bodo Tümmler y por delante de su querido Ron Clarke. Un mes después Jorge González Amo le arrebató el récord nacional y tuvo que conformarse con viajar a México sin poder llegar a competir por una nueva lesión, pero la leyenda de Alberto Esteban ya estaba escrita, justo en el momento en el que los atletas comenzaban a cambiar los tacos largos de las pistas de ceniza por los más cortos de la nueva superficie sintética que trajo la revolución del tartán.

Medio siglo después, todavía seguimos agarrándonos al vídeo de la final de 800 metros del europeo de Madrid de 1968 en la pista cubierta del Palacio de Deportes como prácticamente las únicas imágenes en las que podemos volver a ver a Alberto Esteban corriendo.

Pero, más allá de las viejas películas, siempre podremos dejar volar la imaginación mientras volvemos a aquellos relatos: "Seguramente las lesiones impidieron que pudiera dar todo lo que tenía, pero si miro atrás estoy muy feliz por todo lo conseguido. ¿Cómo me definiría como corredor? En el fondo creo que sin lesiones hubiera podido ser mejor corredor de 1.500 metros que de 800, e incluso creo que habría podido rendir muy bien en los 5.000 metros. En el 800 diría que era un corredor rápido, pero sin ser un Coe o un Juantorena que pudiese correr el 400 por debajo de 47. No obstante, formaba parte del 4x400, donde corría la última posta debido a que era muy combativo y donde me llegaron a medir por debajo de 48 segundos. Me gusta recordarme corriendo con fluidez, aprovechando que tenía muy buen cambio y que me encantaba cambiar en el último 300, y disfrutando de un buen sprint final".

Días de ceniza. Una época en la que la verdadera frontera seguían siendo los cuatro minutos en la milla. Y la suerte de que, a falta de más vídeos, siempre nos quedará la imaginación para completar los relatos y volver a disfrutar de los sueños de un último 300 a toda velocidad.




Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Alberto Esteban
NO-DO (TVE) - Juegos Iberamericanos - Madrid 1962
NO-DO (TVE) - Campeonato de Europa Pista Cubierta - Madrid 1968 [Alberto Esteban a partir 9:28]
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |