Real Federación Española de Atletismo





 miércoles, 24 de junio de 2020   ENTREVISTA WEB 59/2020
Borja Vivas, el brazo fuerte de la ley

Por : Emeterio Valiente


Parece razonable afirmar que Borja se merece vivas a cascoporro, al menos 17 si nos ceñimos a sus primados nacionales conquistados, que aumentan hasta 21 a tenor de la distancia alcanzada con la canica de metal y el guarismo se dispara a 23 si el parámetro a considerar son los años de feliz sinergia con Tomás Fernández, el faro que le guía. Con todos ustedes, el más grande, en todos los sentidos, humano, deportivo y físico, malagueño de todos los tiempos.

Si concluimos que el atletismo, entre otras muchas cosas, es algo mágico en donde se dan resultados inverosímiles, debemos poner al menos un ejemplo: sin ir más lejos, el último Nacional de pista cubierta de Orense alumbró el renacimiento de uno de los dos miembros del 'club de los 21 metros' de pesistas españoles; resulta que Borja Vivas arribaba a tierras gallegas con un mejor disparo de 18.84, mientras su fiero rival en el último lustro, Carlos Tobalina, emergía como indiscutible favorito al oro merced a sus potentes 20.13 de apenas ocho días antes, pero, ¡oh sorpresa! el titán malacitano se llevó el gato al agua, debiendo estar ya el felino al borde del ahogamiento pues ya van 17 inmersiones, 8 al aire libre, 9 en pista cubierta, "creo que concursos como ése son los que hacen que la gente se enganche al atletismo; parecía relativamente claro que Carlos tenía todas las de ganar y, es más, yo no las tenía todas conmigo de quedar segundo porque mis marcas habían sido muy discretas este invierno; además, me pasó algo que me ha ocurrido ya más veces antes de las competiciones, y es que me puse malo el día anterior, no sé si será por los nervios, porque me bajen las defensas….el caso es que la víspera me encontraba fatal, tenía 40º de fiebre y el día de la competición andaba tomando ibuprofenos, con lo cual no pintaba bien la cosa pero luego, como bien dices, surge la magia de verte ahí compitiendo y ya todo cambió", rememora ensimismado Borja, que confiesa que el calentamiento que realizó fue muy liviano para no malgastar las pocas balas disponibles: "como estaba muy malito, fue muy escueto adrede, intenté solamente encontrar buenas sensaciones y confiar en que la adrenalina de la competición me hiciera lanzar bien; el primer lanzamiento ya fue bueno (19.54) y ahí me quité el miedo de la cabeza". Finalmente, Borja se llevó con 19.61 el preciado oro, dos años justos después de su último entorchado.

Tras la lesión del tendón rotuliano que le llevó a operarse en mayo de 2019, las marcas no acababan de llegar, a pesar de sus denodados intentos por volver a ser el lanzador que maravilló a toda Europa durante varios años, singularmente en 2014; esa concatenación de marcas discretas en los primeros compases de la actual temporada llegaron a poner en peligro su continuidad como atleta de élite, "sin duda, llegué a pensarlo porque acudía a los controles y el no lanzar lo esperado me llevaba a pasarlo mal y me preguntaba a mí mismo qué necesidad tenía yo de pasar esos malos ratos a estas alturas de mi carrera, con 36 años; de hecho, tengo un buen amigo, también lanzador, Antonio Luis Zuasti, que es muy sincero y me llegó a decir, "Borja, ¿qué necesidad tienes de arrastrarte?", tengo grabada esa frase y la verdad es que me hacía sufrir el que la gente tuviera la expectativa de verme lanzar como siempre y no poder responder con buenas marcas".

Su espíritu de superación, tan enorme como su anatomía, le permitió darle la vuelta a la tortilla y Borja regresó henchido de moral aquel 1 de marzo con la vista puesta en los 20m, "después de lanzar 19.61 en la tercera ronda pensaba que los 20m los tenía a mi alcance, no salió al final pero sí son mi próximo objetivo; es una pena porque el parón por la pandemia nos ha cortado el ritmo a todos, pero espero poder coger poco a poco el ritmo de nuevo". 17 de febrero de 2018, ésa es la fecha del último tiro de Borja más allá de la línea de los elitistas 20m, esa cota que se ha conjurado alcanzar de nuevo, "es curioso lo relativo que es todo, recuerdo que en mi mejor época, si un día lanzaba 20 poquito me iba a casa casi enfadado porque me parecía poco y ahora cuando vuelva a lanzar por encima de esa barrera me voy a poner muy contento (risas); realmente, muchas veces solo empezamos a valorar las cosas cuando las perdemos".

Sabia conclusión la de este gigante de 2.03m que ya ha saboreado las mieles olímpicas dos veces, si bien con suerte dispar "la verdad es que Londres 2012 fueron mis primeros Juegos y me vinieron grandes; ahora que vamos a los colegios a contar experiencias, suelo comentar que estaba en ese fase de sentir que había cumplido con estar allí y no estaba mentalizado para sacar mi mejor versión; la experiencia de estar en los Juegos fue espectacular, además competí ya el primer día y esa jornada también eran los 100m donde estaba Usain Bolt, se me ponen los pelos de punta al recordar esos momentos, pero claro, sabía que no lo había hecho bien y ahí me hice una de las pocas promesas que me he hecho nunca y fue volver a estar en unos Juegos Olímpicos pero a otro nivel y disputando el concurso". Dicho y hecho, en la segunda oportunidad que le brindó Río de Janeiro se quedó a pulgadas de hacer historia, "me quedé a solo 15 centímetros de pasar a la final, estuve en mis marcas (20.25) y me fui satisfecho de allí"; esa alegría se multiplicó exponencialmente cuando se enteró de que, nada más y nada menos, había sido papá por primera vez, "el nacimiento de mi hija estaba previsto para dos semanas más tarde, yo había pedido a la Federación volver al día siguiente de la competición para estar cuanto antes por si se adelantaba el parto unos días, pero lo que no me podía imaginar era que se iba a acelerar tanto y me iba a coger allí; fue curioso porque yo había hablado con mi mujer, Vicky, unas horas antes de competir y me dijo que todo estaba en orden, pero en realidad iba ya camino del hospital y recuerdo que cuando terminé de competir me dio Tomás mi móvil y nada más abrirlo tenía una foto que había hecho mi padre en la que se ve a la madre con la niña, Lucía, y una tele en la que se me veía compitiendo; me hubiera gustado estar allí, pero es una anécdota que no se me olvidará en la vida".

Sería ridículo no preguntarle a Borja por Manolo Martínez, el tótem de la especialidad en España durante 16 años, "obviamente, no he llegado a su nivel", admite, pero sí puede presumir de ostentar ambos récords de los campeonatos de España, aire libre (21.07) y pista cubierta (20.66) "tuve la suerte de que en ambas ocasiones (aire libre Alcobendas 2014 , pista cubierta, Antequera 2015) estaba él presenciando la competición; Manolo ha sido todo: mi referente, mi ídolo, mi compañero de habitación, responsable de lanzamientos…hasta he tenido la suerte de ganarle en su última época, y le tengo un cariño especial, hace poco veía unos videos suyos y 'carajo, cómo lanzaba, con esa técnica tan peculiar que tenía".

Le cabe también a Borja el honor de ser el primer pesista patrio en ganar una medalla en un gran campeonato de aire libre 'en tiempo real', la plata de Zúrich, pues Manolo tuvo que esperar nueve años para recibir su merecido bronce olímpico de Atenas 2004. "Esa medalla de los Europeos supuso un antes y un después en mi carrera, fue una temporada en la que mejoraba mi marca continuamente y me encontraba pletórico; es evidente que físicamente me encontraba muy fuerte, pero creo que la principal diferencia con respecto a otros años es que anímicamente estaba especialmente bien". Todo cuadra, pues Borja celebró su boda al final de esa temporada de ensueño y confirma, "muchas veces el atleta se centra en el aspecto físico, en entrenar más o mejor, pero creo que el aspecto mental, el tener una estabilidad personal y sentirte feliz con los que te rodean influye muchísimo en un atleta, al menos en mi caso y mi mejor amigo en el atletismo, Javier Cienfuegos es otro buen ejemplo de ello".

Focalizándonos en Zúrich, Borja relata como afrontaba el evento, sabedor de que acudía con una de las mejores marcas, con la presión que ello siempre lleva implícita: "dos semanas antes había hecho los 21.07 en el Campeonato de España de Alcobendas, lo que en principio era una garantía, pero siempre vas con el temor de si vas a hacerlo bien en el momento más importante de la temporada; me ayudó mucho pensar que no hacía falta volver a lanzar más de 21m para estar en los primeros puestos, sino que con 20.50 o 20.60, que es una marca en la que tenía mucha regularidad y estaba haciendo con cierta facilidad, debía estar bastante arriba; recuerdo que la víspera le pregunté a Mario Pestano qué se sentía cuando en la calificación haces un primer lanzamiento bueno y te vas al hotel sin despeinarte, como los grandes especialistas; tuve suerte, me clasifiqué para la final con 20.53 a la primera y cuando llegué al hotel me dijo Mario, "ya sabes lo que siente" (risas). Luego hablé con Tomás y me dijo "descansa, que esta tarde tienes que ir a por la medalla" y me enfadé un poco con él porque me estaba metiendo más presión de la que yo mismo ya tenía, pero una vez más, no se equivocó" (risas). El primer hito se produjo incluso antes de que el implemento de 7,260 kgs empezara a levitar fruto de las terribles embestidas propinadas por los Goliats del viejo continente, ya que, por primera vez en la historia, dos españoles se habían colado en la final de una gran cita, "en el primer lanzamiento (20.07) tenía el brazo medio encogido y Carlos Tobalina me superó; la verdad es que muchas de mis mejores marcas las he hecho compitiendo con él y el hecho de que fuera por delante de mí me hizo reaccionar, me entró el nervio y ya en la segunda tanda hice los 20.86 que me dieron la plata al final; es verdad que había grandes nombres como el alemán David Storl, doble campeón del mundo, el polaco Tomasz Majewski, doble campeón olímpico y otros lanzadores capaces de llegar a 21m, pero yo pensaba que muy fea se tenía que poner la cosa para no acabar muy arriba con esa marca; la verdad es que después del 20.86 ya empecé a calcular, yo creo que demasiado, y estaba sobre todo pendiente de que los lanzamientos de los demás no superaran mi marca, pensando que ya había 'cumplido' con ese segundo tiro; afortunadamente, no me adelantó nadie y me llevé la plata". Semejante hazaña le abrió las puertas de la 'Diamond League' celebrada en la capital suiza una semana después, lo que le hizo llegar tarde a su despedida de soltero, "cuando meses antes programé la boda no me podía imaginar que iba a ser subcampeón de Europa y que iba a tener la oportunidad de competir en una reunión del más alto nivel; vi que la fecha del mitin coincidía con la despedida de soltero que me habían preparado los amigos en Faro (Portugal), pero no podía renunciar a competir en Zúrich porque era una oportunidad casi única; al final pude cuadrarlo y nada más competir cogí un avión que me llevó directamente a Faro".

Se le ilumina la cara a Borja cuando rememora las sensaciones de ese inolvidable 2014 cuando alcanzó la madurez competitiva inmanente a los 30 años que acababa de cumplir, "recuerdo que estaba en estado de gracia y lanzaba con mucha facilidad y naturalidad, batí cinco veces mi marca personal (20.73, 20.80, 20.83, 20.85 y 21.07); en este último lanzamiento, casi ni grité cuando solté la bola y como la cinta que ponen marcaba la mínima para el Europeo, por debajo de los 20m, no sabía que el tiro había sido tan largo pero cuando vi a Tomás con los brazos en alto ya pensé: "aquí ha pasado algo". Tras esos majestuosos 21.07, Borja reconoce que "el objetivo en ese momento era asaltar el récord de España (21.47), que es verdad que estaba lejos pero yo llevaba una progresión muy buena; sin embargo, a finales de 2015 empecé a tener unas molestias en el psoas que no acababan de remitir y aunque los parámetros de fuerza los mantenía muy bien me empecé a dar cuenta que el cuerpo empezaba a estar un poco cascado y que se acercaba el declive; desde pequeño, supongo que por el crecimiento, siempre había tenido problemas con las rodillas, con los tendones rotulianos, aunque los iba solventado pero a partir de 2017 se agudizaron y ya me hacían lanzar con dolor". Antes de que las cañas se volvieran lanzas, aún pudo Borja perseguir otra medalla en el Europeo de pista cubierta de Praga, "conseguí colocarme tercero en la quinta ronda pero en la última tanda el serbio Kolasinak me arrebató la medalla; la verdad es que cuarto fue un buen resultado y acabé contento, pero te quedas con la espinita de haber estado muy cerca del podium".

Una vasta mayoría de los atletas, élite incluida, tiene varios entrenadores a lo largo de su trayectoria, pero Borja puede presumir de su lealtad y fidelidad hacia Tomás Fernández, "congeniamos mucho desde el primer día, él era un entrenador muy joven cuando empezó conmigo y llevamos 23 años juntos, toda una vida; yo soy muy familiar, al principio me costaba mucho estar fuera de casa varios días cuando iba de concentración o de competición, por lo que tenía muy claro que lo que quería conseguir tenía que ser en Málaga; además, siempre he tenido muy claro el valor de la lealtad y en ese sentido, Tomás es alguien que se involucró mucho desde el inicio y me ha dedicado mucho tiempo; a veces el atleta puede llegar a ser egoísta en el sentido de que, si se estanca en su rendimiento, enseguida piensa que la solución puede ser cambiar de entrenador y no solemos pensar que quizás somos nosotros los que fallamos; yo también he tenido altibajos en mi carrera, no siempre sale todo bien; después de tantos años, mi relación con Tomás va mucho más allá de la de atleta-entrenador, somos amigos personales y tiene su mérito porque somos muy diferentes (risas). Yo he confiado siempre en él y nunca he sabido hasta el mismo día del entreno qué tipo de sesión tocaba, nunca le he rebatido ni discutido nada, muchas veces el problema surge cuando el atleta se cree que sabe más que su entrenador. Tomás casi siempre ha clavado la marca que iba a hacer en cada competición y esa sabiduría junto a mi 'ignorancia' voluntaria de no querer meterme a enjuiciar su labor creo que ha sido la clave para que hayamos funcionado tan bien como tándem".

La identificación de Borja con su tierra es tal que defiende los colores de Atletismo Málaga desde el ya lejano 2007, "siempre hemos contado con el apoyo del alcalde Francisco de la Torre, que lleva muchos años apoyando al deporte, creó el club, lo ha mantenido aún en épocas de crisis y de recortes y siempre ha estado ahí; por mi parte, he intentado en todo momento corresponder a esa confianza colaborando y ayudando en todo lo posible". La ciudad que tiene como iconos a Antonio Banderas y Chiquito de la Calzada completa con Borja el trío de ases, "siempre he notado que había gente que me miraba por la calle, no sé si porque me reconocían o porque soy grande y llamo la atención, pero se puede decir que hay un antes y un después de Zúrich, recuerdo que nada más venir de allí se estaba celebrando la feria de Málaga, me paraban continuamente y tuve que visitar muchas casetas; se me ilumina la cara al contarlo porque eso es bonito y no estaba acostumbrado".

Sobre el tiempo que nos continuará deleitando con sus trallazos desde el círculo de peso antes de dejarnos huérfanos de ellos, el papá de Lucía y Paula reflexiona "este año acababa el ciclo olímpico y parecía una oportunidad para, si salía bien la temporada, no sé si ponerle punto final a mi carrera o un punto y seguido pero ya tomándomelo de otra manera pero obviamente, después del año tan raro que estamos teniendo, no es plan de dejarlo ahora y prepararé lo mejor posible la próxima temporada; soy consciente de que, al menos por marca (21.30) tengo casi imposible acudir a los JJOO de Tokio, pero hay campeonatos de Europa y otras competiciones atractivas". Quizás después de ese 2021 sea el momento de "echarle más horas a la academia familiar de oposiciones a Policía (Aprepol) impartiendo temas de Economía, que es lo que he estudiado, además de llevar la preparación de las pruebas físicas", aunque el abanico que baraja es amplio, "también podría colaborar en el club aprovechando mi formación o buscarme otro reto distinto, ya se irá viendo". ¿Alguien duda de su capacidad para pasar a la mejora en el mercado laboral?



 

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Borja Vivas
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia




















































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |