Real Federación Española de Atletismo





 lunes, 18 de mayo de 2020   NOTICIA WEB 115/2020
100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (II)

Por : Miguel Villaseñor


Segundo capítulo con tres nuevas historias: hermanos y hermanas en el mismo pódium, el equipo que partió monárquico y regresó republicano y la primera atleta olímpica nacida en España.

Hermanos y hermanas en el mismo pódium
En 2018, en el magnífico campeonato de España disputado en Getafe, los hermanos navarros Quijera, Nicolás y Manu, se hicieron con el oro y la plata en el lanzamiento de jabalina. Esta circunstancia, el que dos hermanos se hicieran con el doblete (oro y plata) fue muy comentado en su momento y sólo había tenido un precedente masculino en los 97 campeonatos de España anteriores. En 2019, en La Nucía, los Quijera, por cierto hijos de un antiguo cuatrocentista internacional júnior, Manuel Ángel Quijera, intentaron de nuevo la hazaña. A punto estuvieron de conseguirlo, puesto que el pequeño Manu fue campeón y el mayor Nico fue tercero, pero se interpuso entre ellos un simpático mocetón de Éibar. Los tres, los Quijera y Odei Jainaga, el eibarrés, son los únicos tres atletas españoles que han superado los 80 metros con el dardo de 800 gramos.

Volvamos a la historia, que nos hemos desviado. 65 años antes de los Quijera, en la edición del campeonato de España de 1953, en la pista donostiarra de Anoeta, los hermanos gallegos, de la localidad pontevedresa de Ponteareas, José y Antonio Teixeira habían hecho lo propio en los 3.000 metros obstáculos. Los Quijera y los Teixeira son los únicos casos de oro y plata de hermanos en la misma prueba y campeonato.

Sin embargo en la parcela femenina el doblete oro-plata para hermanas en un nacional al aire libre sí se había conseguido en cuatro ocasiones gracias a dos parejas de hermanas. La última se produjo hace 43 años en la edición disputada en Granollers en 1977. Las protagonistas fueron las hermanas sabadellenses Pujol, Gloria y Montserrat, que, defendiendo a nuestra querida Joventut Atlètica Sabadell, coparon los dos primeros puestos de la prueba de 400 metros. Desde entonces nunca dos hermanas compartieron podio con cualquier combinación de puestos. La lucha fratricida de las Pujol se dirimió, por sólo tres décimas, a favor de Montserrat, la pequeña, en perjuicio de su hermana mayor Gloria. Para más inri, Montse le arrebató en esa carrera el récord catalán a Gloria.

Hay que retroceder mucho en el tiempo para encontrar a las hermanas Castelltort, que protagonizaron tres dobletes en aquellos lejanos tiempos de las atletas de la República. En aquel primer campeonato femenino en 1931 en Madrid, el pasado por agua (pocas veces habrá llovido tanto en Madrid), en la prueba de 80 metros (que se corría en lugar de los 100 actuales) fue primera Rosa y segunda Dolores; en salto de longitud fue Dolores la ganadora y Rosa subcampeona. Al año siguiente, en su Montjuïc barcelonés, las Castelltort se repartieron el oro y la plata en los 80 metros vallas, primera fue Rosa y segunda Dolores.

Para terminar y para satisfacer del todo la curiosidad del lector detallaremos las diez parejas de hermanos y hermanas que subieron al mismo podio pero sin obtener oro y plata en un nacional al aire libre, otro día hablaremos de la pista cubierta. Hay sólo otra pareja de hermanas en el mismo pódium: las madrileñas Moles en 1932, que en peso y disco fueron primera, Margot, y tercera, Lucinda. Y nueve parejas de hermanos, en las dos combinaciones de 1º y 3º o bien 2º y 3º: los guipuzcoanos Diego y Roberto Ordóñez (1926, 200 metros), los badaloneses Felipe y José Tugas (1936, martillo), los mataroninos Antonio y Jorge Bonamusa (1949 en pértiga), los citados Teixeira (1953 en 5.000), los vizcaínos Antonio y José Frechilla (1970 en 10.000 metros), los zaragozanos Francisco Javier y Fernando Luis Benet (1990 en decatlón), los también zaragozanos Carlos y Roberto García (2004 en 5.000), los madrileños Jesús y Francisco España (2008 en 5.000m) y, como ya hemos dicho al principio, los también citados Quijera (2019). Rizamos el rizo, los Frechilla en 1970 fueron los primeros gemelos en el mismo podio con dos casos más: los Benet y los García. Otro día hablaremos de hermanos y hermanas en el mismo campeonato, esa será otra historia.

El equipo parte monárquico y regresa republicano

El quinto encuentro internacional de España se disputó en Grecia en 1931, en el celebérrimo estadio Olímpico de Atenas, el de los Juegos Olímpicos de 1896, contra la selección anfitriona, Grecia, y contra Egipto. Un encuentro digamos "exótico" tras enfrentarnos en años anteriores a Portugal e Italia. Se celebró en fechas muy tempranas en el calendario atlético, en abril, lo cual vino mal para los intereses españoles. Muchos de nuestros atletas no estaban en forma, apenas habían empezado a entrenarse después del invierno, época en la que, exceptuando a los corredores de cross, el nivel de los entrenamientos bajaba muchísimo en aquel tiempo.

El seleccionador español era entonces Luis Meléndez, el antiguo marchador olímpico y entonces periodista y directivo, que diseñó un equipo de circunstancias entre polémicas en la prensa y entre los aficionados, con acusaciones formales de favoritismo hacia los atletas catalanes. Hubo muchas renuncias ("forfaits" se decía entonces) de atletas por diversos motivos y Meléndez tuvo que hacer muchos cambios en el equipo inicial. Los 18 expedicionarios partieron de Barcelona en tren (en el "Rápido") a las seis de la tarde del 10 de abril de 1931 con destino Marsella. Por cierto que el guipuzcoano José Ruiz, seleccionado a última hora, fue en avión desde San Sebastián a Marsella para reunirse con el equipo. Quizá fue el primer atleta español de la historia en viajar en avión para competir.

En Marsella los españoles toman un barco el día 11 con destino al puerto griego de El Pireo. La travesía, de casi 2.000 km, fue complicada, pues el buque, el "Andros", no era bueno y las condiciones fueron muy modestas. Llegaron noticias de Grecia en el sentido de que incluso el match podía cancelarse por las lluvias e inundaciones que estaban asolando Atenas. También llegaron noticias que confirmaban que Egipto sería también nuestro rival, cosa de la que cuando partió el equipo no se tenía certeza. Atravesando el estrecho de Messina, entre Sicilia y la península italiana, un violento temporal zarandeó de tal manera el barco que los nuestros temieron lo peor: ese día casi nadie pudo comer. Se llegó por fin a El Pireo, el puerto de la capital griega, el día 16. El viaje hizo mucha mella en el equipo español, lo que unido a la limitada forma de los atletas, hizo que estuviera muy por debajo de sus posibilidades.

Pero… ¿qué ocurrió en España entre el 10 de abril, día de la partida, y el 24 de abril, día de la llegada a nuestro país? Que nuestro país cambió de régimen. Efectivamente, el 14 de abril de 1931 se proclamó la República, por lo que los atletas españoles partieron de nuestro país monárquicos y volvieron republicanos. Es un decir, naturalmente. El hecho acaeció en plena travesía marítima de ida, las informaciones fueron confusas y afectaron no poco a los nuestros, lejos de España en momentos tan importantes para nuestro país. Los españoles se agolpaban junto al amable telegrafista del barco, que poco podía hacer, demandando información de lo que pasaba en nuestra patria.

En definitiva, por todas las vicisitudes acaecidas, baja forma, equipo con bastantes bajas, viaje muy largo y complicado, el encuentro fue muy mal para España, nos ganaron Grecia (con mucha diferencia) y Egipto (con algo menos), dos atletismos inferiores al nuestro sobre el papel. Las críticas en España fueron muy duras, el encuentro fue calificado de "desastroso", hubo una "preparación detestable", una selección "pésima" y un viaje "vergonzoso". Por supuesto que se pidió la cabeza del seleccionador Meléndez, al que se acusó, como a algunos atletas, de hacer turismo en Grecia.

La instauración de la República trajo ánimos renovados a nuestro atletismo, deseoso de medirse ante otros países. Pero las cosas, que iban mal en este sentido, fueron a peor y durante la República no hubo ningún contacto internacional más. Guerra Civil de por medio, habrá que esperar a 1945 para el siguiente encuentro, será contra Portugal y también perdimos. Pero eso es ya otra historia.

La primera atleta olímpica nacida en España
Ante este titular muchos de los lectores habéis pensado rápidamente en Carmen Valero, nuestra querida vallesana, primera olímpica en atletismo por España, participante en los Juegos de Montreal en 1976. Pero… ¿fue Carmen Valero la primera atleta nacida en España en participar en unos Juegos Olímpicos? La respuesta es no.

Josefa Vicent Riesgo nació en Barcelona el 7 de mayo de 1950, de padres españoles. Cuando Josefa tenía dos añitos de edad su familia fijó su residencia en Montevideo, creciendo en aquel país, en Uruguay. Allí, con diecisiete años cumplidos, la joven Josefa, de 1,63m de estatura y 58 kg de peso, comenzó a destacar en nuestro deporte, en las pruebas de velocidad. En el año 1967 destacó en el campeonato sudamericano juvenil y al año siguiente fue seleccionada para los Juegos Olímpicos de México, fue la segunda atleta olímpica de Uruguay de la historia. En la capital azteca compitió en las tres pruebas individuales de velocidad, en 100, 200 y 400 metros, algo sorprendente. Fue tres veces campeona sudamericana en 1969 y 1971 y competiría también en los Juegos de Múnich 1972.

Por aquellos días, en 1968, se escribió en la prensa que, como era menor de edad, no había perdido la nacionalidad española, cosa que no he podido saber si es cierta o no. Vicent consiguió en aquellos años marcas de 11.9 en 100 metros, 24.4 en 200 y 54.9 en 400, todos records uruguayos, mejores que los 12.1, 24.8 y 57.3 que figuraban entonces en la tabla española de records. Por cierto, sólo dos españolas han hecho lo propio, el poseer al mismo tiempo los récords de España de 100, 200 y 400 metros. La primera fue, entre 1964 y 1965, la coruñesa Nela Souto; la segunda fue una atleta que nació muy lejos de aquí, en un pequeño pueblo perdido en una llanura inmensa en medio de otro continente, pero esa es ya otra historia.

Enlaces relacionados:

100 años de curiosidades y anécdotas del atletismo español (Parte I)
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


Los hermanos Quijera y Odei jainaga en el podio de jabalina de La Nucía 2019
Los hermanos Quijera y Odei jainaga en el podio de jabalina de La Nucía 2019

Las hermanas Pujol en su época de atletas, en pleno cambio de testigo del relevo (foto gentileza Ricar Rof)
Las hermanas Pujol en su época de atletas, en pleno cambio de testigo del relevo (foto gentileza Ricar Rof)

Gloria y Montse Pujol, en un homenaje reciente del J.A.Sabadell  (foto gentileza Ricar Rof)
Gloria y Montse Pujol, en un homenaje reciente del J.A.Sabadell (foto gentileza Ricar Rof)

Luis Meléndez, en la foto aún cuando era marchador en activo
Luis Meléndez, en la foto aún cuando era marchador en activo

El vallista Joaquín Roca
El vallista Joaquín Roca

El pertiguista Miguel Consegal
El pertiguista Miguel Consegal

Josefa Vicent
Josefa Vicent









Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD | Ejercicio de derechos ARSOL |