Real Federación Española de Atletismo





 miércoles, 25 de marzo de 2020   ENTREVISTA WEB 25/2020
Andres Vera: tomémonos un respiro

Por : Alfredo Varona


Le propongo olvidarnos de todo y regresar a Los Ángeles, a los JJOO de Los Ángeles 84.

"Siempre podré decir 'yo estuve ahí' y, como dice mi amigo Luis Miguel Martín Berlanas, 'Andrés, tú estuviste en la final olímpica en la que a todos nos hubiese gustado estar'".

Fue la final de 1.500 y, efectivamente, Andrés Vera estuvo ahí frente a la armada inglesa: Coe, Cram y Ovett. Pero su nombre no está registrado en letras mayúsculas en nuestra memoria porque, como tantas veces le dice Abascal, "Andrés, tú fuiste el gran damnificado de esa final".

Y fue verdad.

Abascal fue medalla de bronce en esa final lo que impidió valorar como se merecía el séptimo puesto de Andrés Vera. Pero hoy estamos aquí para neutralizar ese error y para premiar ese día que Andrés Vera nunca se hubiese imaginado en la Navidad de 1983 cuando sufrió un gravísimo accidente de coche.

-Hay gente que no lo sabe, pero así fue -recuerda hoy-. Me fracturé varios huesos de los brazos, me dañé las rodillas, me golpeé la cabeza. De hecho, tuvieron que darme 80 puntos en la cabeza y en ese momento no se me ocurría pensar en los JJOO. Solo podía soñar con volver a trotar y cuando empecé a hacerlo me llevé un disgusto. Tenía dolores por todas partes.

-Hay que operar -le dijo el doctor Guillen después de escucharle.

Pero entonces ocurrió algo extraordinario que él no sabe si fue la respuesta al miedo que le daba la operación. Pero la realidad es que como por arte de magia el dolor dejó de dolerle, le pusieron una venda en la muñeca derecha y ya nada pudo impedir que se clasificase a los JJOO y que fuese uno de los deportistas españoles que se montó en aquel Boeing 707 que viajaba a Los Ángeles en el verano del 84.

Cuando se despidió de él su entrenador Julio Bravo le dijo:

-Compite y disfruta.

Pero entonces Andrés Vera se preguntó a sí mismo, "¿y si son los primeros y últimos JJOO de mi vida?", y se dio cuenta de que no quería arrepentirse de nada.

-No puedo hacerlo mal, no voy a hacerlo mal.

Y una vez en Los Ángeles, en los días previos, se convenció de que estaba como nunca en aquel entreno que hizo con Abascal, en aquellos 2x1.000 con 10 minutos de descanso que le salieron en 2'21" y 2'20" con facilidad.

-Pero cuando llegó el día, la primera eliminatoria, había que demostrarlo y siempre recordaré que había doce eliminatorias con doce atletas y que yo corrí la cuarta y mientras estaba en el túnel de salida vi la tercera y vi como José Luis González, que llevaba la tercera marca del año, quedaba eliminado. Y me dio por pensar: ¿cómo lo vas a lograr tú?

Pero iba a lograrlo Andrés Vera en la misma serie que Sebastian Coe. "Me encontré fenomenal". Y luego en la semifinal también iba a ganar a Steve Ovett, que era su ídolo. Y fue todo tan maravilloso que aún se emociona al recordarlo ahora, a los 59 años, en su casa de Castellón, a un centímetro del mar.

-No sé por qué pero el momento cumbre que recuerdo de ambas eliminatorias fue cuando me estaba duchando. No le podía pedir más a la vida. Había llegado ahí y lo estaba logrando. Sentía tanta felicidad que me puse a cantar debajo de la ducha.

Son los recuerdos o son las cosas que pasan como dice hoy Andrés Vera. Desde entonces, han pasado 36 años y se ha sentido bien tratado por la vida. Construyó una familia con 4 hijos. Trabajó en medio mundo y hasta montó su propia empresa de marketing. Pero ni en los mejores ni en los peores momentos se olvidó del atleta que fue y que se aproximó al infinito en los JJOO de Los Ángeles 84 en una final demoledora en la que Steve Scott puso a todos en fila india a partir de los 200 metros.

A Andrés Vera no le dio tiempo ni a pensar.

Al final, fue séptimo y pudo haber sido quinto de no ser por Jim Spivey y Peter Wirz. Jamás olvidará el toque de campana de la última vuelta en la que iba noveno ni la curva en la que vio retirarse a Ovett. Pero si ha de priorizar algo siempre recordará que en cada carrera hizo marca personal y, sobre todo, los instantes previos a la gran final en los que en la cámara de llamadas vio que la goma de su viejo y carismático pantalón se había aflojado y no había manera de arreglarla.

-Tuve que quitarme un imperdible del dorsal y utilizarlo para unir la camiseta y el pantalón y evitar que se me cayese el pantalón.

-¿Fue una tension irrespirable entonces?

-No. Al contrario. Me ayudó a calmar los nervios. Tiene que darse cuenta que yo me presenté en esa final sin táctica ni nada. Mi entrenador no había podido viajar conmigo y toda la presión la organicé yo solo.

Pero triunfó. Andrés Vera triunfó en Los Ángeles 84. Siempre pensó que sus JJOO serían los siguientes: los de Seúl 88 con 27 años. Tenía la edad óptima. Pero una lesión, quizás víctima del sobreentrenamiento, lo impidió todo y ya nada fue igual.

En 1989, a los 29 años, Andrés Vera se retiraba para siempre del atletismo. En el recuerdo quedaba un atleta espléndido que empezó en el 800 y acabó en el 1.500. Días despues de ser campeón de España de 800 en 1983, Julio Bravo, su entrenador, le miró a los ojos:

-Tienes que probar en el 1.500.

Y el 1.500 es la principal razón por la que hoy recordamos a Andrés Vera y reconocemos que su recuerdo nos hace falta como también le hace falta a él.

-El deporte me permitió viajar mucho, practicar inglés, reconocer lo grande que es el mundo y las cosas que se pueden hacer en él. Pero, sobre todo, me demostró que perder no es tan frustrante y que es natural buscar oportunidades en la vida.

Quizás por eso a los 59 años Andrés Vera sigue peleando: el reflejo más honesto de todo lo que aprendió en Los Ángeles. Allí, en realidad, fue algo más que un diploma olímpico. Fue la culminación de un ejercio de superación: el homenaje que merecía un hombre que había salido de la lona.

Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia

























Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2020 / RFEA 1997-2020. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |