Real Federación Española de Atletismo
           


 jueves, 28 de noviembre de 2019   ENTREVISTA WEB 90/2019
Daniel Mateo: "Ahora veo los Juegos Olímpicos como una oportunidad, no como una simple experiencia"

Por : Antonio Aparicio


Tras su magnífica y reveladora actuación en el Mundial de Doha, Daniel Mateo Angulo (Soria, 31-ago-1989) es otro. Sobre todo, en cuanto a confianza. Porque en el fondo, el neo-maratoniano adnamantino sigue siendo el mismo chico sencillo, campechano y trabajador que, tras estudiar TAFAD y graduarse en Educación Primaria, compró una granja con su hermano hace unos años y mira al futuro como ganadero porcino (haciendo un hueco en sus entrenamientos para ayudar a cargar cerdos cuando hace falta).

En esta entrevista, Dani Mateo nos revela las sensaciones y claves de su destacado 10º puesto en el 'infierno' de Doha y de su fulgurante adaptación al maratón; resaltando el papel de su prestigioso técnico Enrique Pascual, a quien define como "una persona única y especial" que "tiene un don". También nos hace un repaso de su interesante carrera, desde que aquel "chico inquieto" que se apuntaba a todos los deportes (y que ya fue 14º en los 10.000m de un Mundial Júnior) empezó a correr en la tierra de los ilustrísimos Abel Antón y Fermín Cacho hasta que, después de sus primeros logros destacados sobre el tartán como sénior, dio por fin el salto a la distancia donde, el año que viene, debutará como olímpico sin renunciar a nada. Pero no menos interesantes son esos inciertos casi 8 años en los que este destacado crossista estuvo sin defender la camiseta de España en competiciones en pista; con episodios como aquellas lesiones en sus años de sub-23, o aquella fugaz incursión en los 3.000m obstáculos con "mucho de causalidad y también de casualidad"…

Para empezar, ¿cómo valoras ese 10º puesto logrado en tu primer Mundial al aire libre, en tu debut en un gran campeonato como maratoniano (en apenas tu segundo maratón), y bajo las duras condiciones que hubo en Doha?
La valoración es muy satisfactoria, ya que este resultado es algo que nunca había podido soñar. Aun así, mi entrenador Enrique Pascual únicamente me transmitía que el estado de forma era excepcional y que había que ir a por todo, por lo que, una vez allí, no fue para nada una sorpresa. A pesar del estado de forma, nos causaban mucho miedo e inquietud las circunstancias meteorológicas, por lo que cuando llegué a meta tras la tensión por este motivo, fue una liberación increíble.

Derrotaste a africanos muy reputados, como el defensor del título Geoffrey Kirui o el ugandés Stephen Kiprotich, ex campeón olímpico y mundial. Fuiste el tercer mejor europeo, y te quedaste a dos puestos de la plaza de finalista (que ningún maratoniano masculino español ha logrado en grandes campeonatos globales desde que Chema Martínez fue 8º en Berlín 2009). ¿Te satisfizo plenamente ese gran resultado, o crees que podrías haber logrado incluso más?
Si bien el puesto es para estar muy contentos, no me dejó plenamente satisfecho. Consideramos que la lectura de la carrera fue idónea, pero ponemos un "pero". En el km 35 me encontraba muy bien, cosa que le transmití a Enrique, y él me dijo que "me la jugara". Y así lo hice, pero sin cabeza, ya que, tras 2 km muy fuertes, literalmente me "explotaron" las piernas, y pensaba que ni siquiera podría correr si mantenía ese ritmo. En ese momento me puse en 8ª posición, pero yo realmente iba a por el sexto. Ese movimiento me dejó seco y, desde ahí, el único objetivo era ya llegar a meta, ya que tenía la sensación de que si paraba, luego no podría arrancar.

Sí, pero lo cierto es que desde el km 18 (donde eras el 37º) hasta ese km 37 en que pasaste 8º, no dejaste de mejorar puestos, con todos tus parciales entre 3:00 y 3:09. Y tras el bajón que comentas, tampoco terminaste nada mal (3:09 el km 41 y 3:06 el 42)… ¿Qué papel ha jugado en todo esto tu eminente entrenador, Enrique Pascual; y cuáles fueron las principales medidas que tomasteis para conseguir una adaptación tan buena al calor y la humedad de Doha (algo que no todos consiguieron)?
El papel de Enrique es esencial. Es una persona única, es especial, tiene un don; y todo el que lo conoce se queda prendado. Además, hemos pasado todo el verano juntos adaptando nuestras circunstancias personales a esto; algo que sin duda siempre le tendré que agradecer, ya que sin él nada de esto sería posible. Nosotros consideramos que lo esencial era buscar el mejor estado de forma posible, de manera que, así, nuestro cuerpo sería lo más eficiente para que esas condiciones no supusieran algo tan complejo. Hicimos un par de concentraciones de una semana en calor y humedad en semanas de menos trabajo, en Lanzarote y Amposta, además de tocar el "horno" en el Ejército del Aire [en Torrejón de Ardoz].

Enrique Pascual es famoso sobre todo por haber dirigido, entre otros, a los también sorianos Fermín Cacho (campeón olímpico de 1.500m) y Abel Antón (bicampeón mundial de maratón). ¿Cómo y cuándo te iniciaste en el atletismo? ¿Influyó el tener como referentes a dos paisanos tan ilustres?
Empecé a correr en el colegio con el profesor de Educación Física, Jose Mari. Yo era un chico inquieto que hacía todos los deportes en las actividades organizadas por la Diputación Provincial. Cada fin de semana se llenaban dos autobuses desde Almazán a cualquier sitio de la provincia. Poco a poco… y cuando ya empecé a entrenar con Carmelo Antón [hermano de Abel], me empezó a gustar más correr. Y hasta hoy… que me considero plenamente feliz al lograr que mi hobby, o aquello que me gusta, es mi trabajo.
Claramente influyó tener dos referentes como Fermín y Abel, ya que te da la posibilidad de conocerlos y ver que son de carne y hueso, y que han salido del mismo sitio que tú. Además, esto determina que en un sitio se practiquen más unos u otros deportes, por lo que, con la cultura de atletismo que hay en Soria, la idea era clara.

El 10º lugar de Doha mejora tu mejor puesto en un gran campeonato de alcance planetario: aquella 14ª plaza en los 10.000m del Mundial Júnior de Bydgoszcz 2008. ¿Cómo recuerdas aquella competición, donde ya demostraste cosas interesantes con 19 años?
Cuando echo la vista atrás me encanta ver lo que hemos ido consiguiendo por el camino. Lo recuerdo como una gran experiencia. Creo que todo este tipo de campeonatos te hacen el atleta que actualmente eres, cuando ya te juegas las alubias en categoría sénior. Me encanta verlo por la ilusión que entonces tenía y lo que disfrutaba, aunque me quedo asombrado porque ahora hago las cosas mucho más fáciles, logrando así que disfrute todo mucho más.

Luego ofreciste numerosas actuaciones notables en campo a través. En pista, sin embargo, no volviste a vestir la camiseta de España hasta 2016, año en que fuiste 7º en los 10.000m del Europeo de Ámsterdam. ¿Cómo explicas esa eclosión tardía de tu carrera sobre el tartán?
Sobre todo se debe a que, en el primer y el tercer año de promesa, que era cuando había campeonatos internacionales [los Europeos sub-23 de 2009 y 2011], padecí sendas lesiones, perdiendo la oportunidad de participar en esos campeonatos donde creo que podía haber estado luchando. Son detalles que parecen pequeños, pero que realmente cambian y alteran mucho la carrera o el historial de un atleta.

En 2013 llegaste a probar con los 3.000m obstáculos, siendo 6º en el Campeonato de España con 8:52.46. ¿Pensasteis en algún momento que podías triunfar en esa prueba?
Es curioso, pero esta incursión tiene mucha causalidad y también casualidad. Ese año estuve lesionado al principio de la temporada y en verano me notaba muy "pez", con lo que enfrentarme a mi prueba por aquel entonces, el 5.000, me daba cierto miedo por su dureza. Así decidimos probar con los obstáculos sin haber pasado una ría, y el resultado fue muy bueno teniendo en cuenta las circunstancias. Al año siguiente, con lo bien que había ido, quería haber corrido esta prueba en Huelva ya que es lo que estaba preparando, pero el gran número de atletas participantes hizo que no tuviera hueco y tuve que correr el 5.000 [mejorando marca con 14:01.34].

En todo caso, tu paso al maratón ha sido espectacular, con ese gran debut en abril en Rotterdam (9º con 2h10:53) a los dos meses escasos de disputar tu primer medio maratón (1h03:53 en Barcelona). ¿Es normal una transición tan rápida, o te consideras un caso singular?
Yo lo veo como algo que ha resultado natural en nuestra evolución. Realmente, en el momento que decidimos dar el paso al maratón pensábamos que no habría vuelta atrás y que había que ir con todo; después, el resultado no hizo sino cumplir las expectativas que teníamos en el día a día. Esa marca en medio maratón es algo anecdótico ya que allí acudí con muchas dudas; y esta marca sí que nos sorprendió por las circunstancias de esa época.

¿Fue el momento adecuado para dar el salto a los 42,195 km, o piensas que podrías haberlo hecho en algún año anterior?
Enrique, que es quien manda, piensa que teníamos que haber probado el año anterior tras el Europeo en pista de Berlín [donde fue 12º en los 10.000m] en esa misma ciudad. Pero a esa cita llegué con una preparación muy justa por la lesión del invierno, por lo que otra vez más, las circunstancias hicieron que sí fuera este el momento adecuado.

Un mes antes del Mundial ya diste muy buena impresión al correr en 1h01:34 en Newcastle. ¿Cómo valoras esa marca en medio maratón, aunque fuera en un circuito no homologable para récords por su acusado descenso?
Newcastle hay que verlo y conocerlo, porque si bien la diferencia entre salida y meta tanto en distancia como en desnivel hacen que no sea homologable, es una prueba muy dura y consideramos que nada favorable por los continuos desniveles. De esta manera, esa marca, en las circunstancias de trabajo que allí llegamos nos dejó muy contentos y fue un chute de ilusión, optimismo y saber "que se podía" para el mes que quedaba hasta Doha. Nos hizo ver que podíamos estar ahí, que éramos de los mejores y que había que luchar por todo.

En Doha, pese al calor y la humedad, te quedaste a solo 1 minuto y 22 segundos (con 2h12:15) de tu MMP de Rotterdam. ¿Qué marca crees que habrías valido con una climatología favorable?
Esa es la gran cuestión. Enrique dice números, pero yo creo que exagera. Lo que sí es cierto es que viendo las marcas de los atletas que quedaron próximos a mí, es razonable una marca bastante inferior a mi marca personal.

Con tus espléndidos resultados de este año tienes virtualmente asegurada tu presencia en los JJ.OO. de Tokio 2020. ¿Con qué objetivos y alicientes afrontas esa cita (aunque finalmente la carrera vaya a disputarse en Sapporo)?
Yo siempre veía o soñaba con unos Juegos Olímpicos como una experiencia vital, pero ahora mismo los veo como una oportunidad y, sintiéndome competitivo como me he visto en Doha, quiero ir allí a competir y a dar lo mejor de mí. Solo buscamos llegar al comienzo de la preparación en las mejores condiciones posibles para, en las semanas específicas, poder dar el 100%.

Y más a corto plazo, ¿te has marcado algún objetivo para esta temporada de cross (una disciplina donde destaca tu 8º puesto en el Europeo de hace dos años)?
La recuperación de una maratón es complicada y, pese a que todo va fenomenal y no he tenido el más mínimo dolor ni problema, no queremos poner objetivos, sino ir día a día buscando llegar al inicio de la preparación en las mejores condiciones. Aun así, algo saldrá por el camino, para así poder tener una motivación extra en el día a día.

Enlaces relacionados:

Historial Deportivo de Daniel Mateo
Comparte la noticia:





Imprimir esta noticia


































Servicio Oficial diseñado y producido por ATOS España. © Copyright 2019 / RFEA 1997-2019. Reservados todos los derechos.

| AVISO LEGAL | POLÍTICA DE PRIVACIDAD |